El superclásico continúa generando polémicas

El superclásico del fútbol argentino que deben disputar River y Boca en el estadio Monumental, por la 14ª fecha del Apertura, todavía no tiene fecha confirmada y la temperatura subió más de lo aconsejable.

Todo comenzó luego de que la muerte de Néstor Kirchner determinara la postergación de la 13ª jornada, que debía disputarse este fin de semana pasado y que se llevará a cabo a partir del viernes.
Así, River Plate y Boca Juniors ya no jugarán este domingo 7 y todo pasa para siete días para más adelante, pero ahí surgieron los problemas, ya que el Millonario tiene reservado su estadio para recitales y el domingo 14 es imposible utilizar el Monumental. Por eso, el partido debe pasar a un día de semana, algo que no es aceptado por los boquenses.
“La envergadura de un partido como éste merece que se juegue un domingo, para que la gente pueda ir. River nos dice que si aceptamos jugar otro día que no sea el domingo, nos daría más de las 4500 entradas que originalmente nos iban a dar, por lo tanto es una especie de extorsión”, fueron las declaraciones del vicepresidente segundo de Boca Juniors, Juan Carlos Crespi.
Habrá que esperar a la reunión del Comité Ejecutivo de la AFA de mañana, en la cual se decidirá la fecha en la cual se jugará el partido, que en principio sería el martes 16, a las 16.
Con respecto a la 13ª fecha, luego de tener el fin de semana libre, el plantel de Godoy Cruz volverá hoy a las prácticas, pensando en el partido del sábado ante Newell´s Old Boys, en el estadio Malvinas Argentinas, a las 16.20, con el arbitraje de Germán Delfino.