Luchadoras y poderosos: los mendocinos del año



Es una tarea difícil elegir los “mendocinos del año”, sobre
todo porque cualquiera sea el método de elección siempre habrá arbitrariedad e
injusticia. Primero porque hay miles de personas que de manera anónima (para
los medios) construyen, ayudan y empujan para mejorar la vida de las personas y
nunca tienen la trascendencia que merecen. Segundo, porque también es imposible
aislarse de las valoraciones personales.



Sin embargo hay algunos datos objetivos indiscutibles y por
eso nos animamos a tomar la decisión de elegir las personas que este año
merecen estar entre los más destacados. En el análisis hay algunos datos
llamativos. Así, por ejemplo, cuando mencionamos a las mujeres destacadas de la
provincia en su mayoría se trata de personas que tienen como forma de vida la
lucha contra las injusticias. En el caso de los hombres la mayoría de los
“destacados” son personas que están relacionadas con el poder. Una conclusión
simple podría ser que las mujeres son quienes llevan adelante los reclamos y le
ponen el cuerpo a esa lucha. Los hombres son los manejan el poder.



La lista



Sebastián Torrico y la mano de Dios. Parece fácil elegirlo
luego de haber salido campeón del fútbol argentino con San Lorenzo. Más cuando
gracias a “su mano de Dios” el equipo de Boedo mantuvo el empate en el último
partido. Pero la hazaña de Torrico va más allá: es un ejemplo de superación
personal y de perseverancia. No era tenido en cuenta el Godoy Cruz, apareció
una oportunidad para ir por poco tiempo a San Lorenzo como suplente, la
aprovechó y el resto lo hizo sólo: fue figura atajando penales en la Copa
Argentina, se ganó el cariño de los hinchas y terminó como titular de uno de
los grandes del fútbol argentino. El resto es conocido. Atajadas, campeonato y
un saludo con el papa Francisco; todo sin perder la humildad de un chico nacido
en Carrodilla.



Silvia Minoli, una luchadora. Si dijimos que las mujeres son
las que luchan en Mendoza, Silvia Minoli es un ejemplo que puede representar
fielmente ese carácter. Ella es la directora de la escuela Virgen del Rosario,
de Tres de Mayo, y se puso al hombro una pelea para no olvidar y exigir
justicia por la desaparición de Johana Chacón. Todos los docentes y la
comunidad educativa de esa escuela son quienes mantienen viva la memoria.
Johana desapareció en septiembre del 2012 y la causa judicial parece estancada.
Incluso los familiares de Johana habían abandonado los reclamos y fue Silvia
junto con los alumnos y docentes quienes mantuvieron viva la memoria con
reclamos, marchas, intervenciones artísticas y otras formas de expresión.



Verónica Cangemi, profeta en su tierra. Es una de las
artistas mendocinas más reconocidas en el mundo y viene de una familia de
cantantes. Aunque desde hace años es reconocida en todo el mundo, la soprano
Verónica Cangemi tuvo este año una actuación que la hizo profeta en su tierra.
Cantó en el Espacio Cultural Julio Le Parc junto al tenor José Carreras, en una
actuación que desbordó de público. Por eso, aunque puede ser elegida cualquier
año, en este 2013 se destacó más aún.



Pocha Camín, un ejemplo. María del Carmen Gil de Camín es
otro ejemplo de lucha incesante. Es parte de Madres de Plaza de Mayo Mendoza y
es uno de los íconos de la búsqueda de mantener la memoria y el reclamo de
justicia y respeto a los derechos humanos. Durante la dictadura cívico militar
perdió a su esposo y a un hijo y este año sintió que se hizo justicia: las
personas acusadas de esos delitos fueron condenados en el tercer juicio por
delitos de lesa humanidad realizado en Mendoza. Pocha es parte de Madres y cada
jueves sigue reclamando justicia en la plaza San Martín.



Nicolás del Caño, la sorpresa. Que un dirigente de izquierda
sea uno de los personajes del año en Mendoza es algo que sorprende; pero quizá
no tanto luego de saber que Nicolás del Caño fue elegido diputado nacional. Sin
dudas fue la sorpresa política del año. El joven, nacido en Córdoba, supo
captar el voto bronca de los mendocinos y obtuvo casi el 15% de los votos. De
esa manera no sólo logró ingresar al Congreso sino que el FIT sumó legisladores
provinciales y concejales. Ahora a Del Caño y los suyos le llegó la hora de
hacer: ya tienen poder en sus manos y habrá que ver cómo lo usan.



Julio Cobos, el elegido. El ex vicepresidente reapareció en
la escena política mendocina y ratificó su empatía con el electorado local.
Logró una amplia victoria en las elecciones de octubre y ya asumió como
diputado nacional. Su objetivo real es competir para ser presidente en 2015,
pero aún le falta consolidar un espacio propio dentro de la UCR. De hecho allí
tuvo su primer traspié, cuando perdió la presidencia del bloque. Igualmente
Cobos sabe que tiene por ahora alguna ventaja sobre otros radicales que tienen
la misma aspiración. Sobre final de año tuvo algunos gestos importantes: fue el
único ex gobernador que acompañó a Francisco Pérez (el otro gran protagonista
político de Mendoza) en el aniversario de la Democracia. Y volvió a reunirse
con el Gobernador para presentar el proyecto de modificación de la ley de
aguas.